MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO
DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

Se encuentra usted aquí

BUSCAR PUBLICACIONES

  • Increase
  • Decrease

Revista Argentina de Economía Internacional - Número 5

Fecha de publicación: 
Lunes 29 febrero 2016

Antes que nada, debo advertir al lector que en esta edición de la revista no abordaremos temáticas estrictamente internacionales. La razón principal es que la Argentina se encuentra en el centro de la escena. Ese protagonismo nos interpela y plantea interrogantes que nos llevan a investigar y descubrir las potencialidades locales. 

En la coyuntura actual y ante la necesidad de divisas para financiar el desarrollo y dinamizar la producción, muchos economistas señalan que es prioritario incrementar las ventas al exterior. Si bien esta expresión suena armónica, el resto del mundo, por lo general, no juega en nuestro equipo. Este hecho se pone en evidencia cuando muchos de nuestros socios buscan ganar competitividad a través de salarios bajos o con prácticas de dumping que permiten introducir bienes en terceros mercados por debajo de su costo.

Entender la evolución del mundo de estos días resulta clave por esta sencilla razón. Hoy, el mundo se encuentra prácticamente estancado. Según el FMI, el crecimiento mundial en 2016 será de 3,12%. Estados Unidos es la economía desarrollada con la mayor tasa proyectada de crecimiento (2,54%), incluso por encima del promedio de los países más avanzados (1,98%). Aunque hoy nada despreciable, se ubica bastante lejos de las cifras que vimos en la década anterior. Tal vez, esa evolución es la que genere que internamente se discuta cuándo volverá a aumentar la tasa de interés. Cabe agregar que el mero anuncio del debate sobre la primera suba provocó caídas en los precios de los principales commodities (la soja, el maíz, el trigo y el petróleo registraron caídas del 21%, 13%, 28% y 48%, respectivamente, en el período acumulado entre enero y octubre de 2015 en relación con el año anterior). Al mismo tiempo, se observan algunos cambios respecto de la estrategia comercial externa norteamericana. La promoción de mega acuerdos comerciales (como el TPP y el TTIP) y la importante denuncia norteamericana a China en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC) por la masiva aplicación de subsidios a la exportación de productos industriales dan cuenta de esas modificaciones.

Lo curioso de esta arena geopolítica es que China no forma parte de estos mega acuerdos comerciales, aunque sí lo hace Japón. Estados Unidos y Japón quisieran disputarle al gigante asiático no sólo su presencia en la región Asia-Pacífico, sino también su posición en América del Pacífico. 

China, por otra parte, no solo está bien presente en la región latinoamericana –ya que es el principal socio comercial de Brasil, Chile y Perú y el segundo de la Argentina, México, Colombia y Ecuador–, sino que también, al poner fin a su política del hijo único aplicada durante décadas –que permitiría un mayor crecimiento de su población–, parecería sostener una estrategia dual de consumo interno y exportaciones. Considerando que los niveles de crecimiento al 10% de la década pasada se terminaron y hasta que esta política social se consolide, China, sin dudas, disputará el acceso a cualquier mercado que pueda ofrecerle una demanda a su producción.

Mientras tanto el bloque europeo no logra salir de su debilidad a pesar de los esfuerzos que el presidente del Banco Central Europeo está realizando al prolongar la política monetaria laxa mediante inyecciones de liquidez en el mercado. Al mismo tiempo, continúa con su política comercial defensiva con instrumentos y proyectos de regulaciones que protegen sus intereses –ya analizados en otros números de la RAEI, como el caso del biodiesel o las negociaciones de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), entre otros– y pretende implementar la huella ambiental, temática que se desarrolla en este número y puede tener consecuencias para la exportación de los productos argentinos.  

Con este contexto de precios hacia la baja y un mundo estancado, habría que sumar entre otras cuestiones: a) devaluaciones/guerra de monedas (por ejemplo, la devaluación del real se ubicó en 58%, si se compara octubre de 2015 contra octubre de 2014), b) mayor número de medidas no arancelarias (la OMC registró más de 2.416 medidas restrictivas desde octubre de 2008), y c) la elasticidad comercio/producto mundial se redujo en los últimos años. Esto quiere decir que el aumento del PIB mundial implica un aumento del comercio cada vez menor. Respecto de este tema, profundizamos el análisis de las elasticidades de comercio exterior de la Argentina presentado en la RAEI n° 3 y desagregamos el cálculo de las elasticidades por socio comercial para verificar si es posible establecer un patrón de comportamiento. 

Aquí es donde cobra relevancia el famoso dicho de que los bienes primarios se despachan y los industriales hay que venderlos. En un contexto internacional profundamente anti-keynesiano, resulta una tarea casi pírrica ganar mercados e incrementar las exportaciones. Es por ello, que analizamos en esta oportunidad la potencialidad y las debilidades estructurales de las exportaciones provinciales.

En ese marco, la industrialización incompleta de la Argentina se presenta como un desafío a sortear ya que requiere dólares para financiar, por un lado, aquellos productos finales que no se producen en el país, y por el otro, aquellos insumos necesarios para sostener esa matriz productiva (incluyendo los combustibles) y las maquinarias para acelerar la acumulación de capital. La necesidad de dólares o la falta de ellos, “restricción externa”, obliga en la práctica diaria a administrar la utilización de dichas reservas y, por lo tanto, el comercio. Con el propósito de ahondar en las implicancias de este fenómeno, en esta edición se presenta un estudio que analiza, desde una perspectiva histórica, cuáles han sido los principales determinantes de los problemas de restricción externa entre 1960 y 2013, y que hace especial énfasis en la evolución de la cuenta corriente. Además, postula que el desarrollo económico es un proceso más amplio y diferente al del crecimiento económico, pero no puede prescindir de éste para que tenga lugar. 

En un mundo cada vez más complejo, la definición estratégica del desarrollo económico, que invita a la redefinición de tácticas vinculadas al comercio exterior de la Argentina, se convierte casi en un proceso prácticamente ineludible. Estas tácticas forman parte, sin duda, de un conjunto mucho más amplio relacionado con la política industrial, la macro y la cambiaria, pero no por ello menos importante.

 

Numeración: 
5
Tipo: 

Artículos

Autor:
Mariano Luis Barrionuevo - María Florencia Iborra - Gabriel Michelena
País:
Argentina
Tema Específico:
Autor:
María Victoria Lottici - Laura Daicz - Carlos Galperín
País:
Argentina
Área Geográfica:
Europa
Tema General: